Información y contacto

11 consejos para proteger tu email

El correo electrónico es una de las principales puertas de entrada tanto a pedidos de clientes como a virus. Por eso hemos de ser cuidadosos a la hora de abrirlos, sobre todo, en aquellos casos en los que no conocemos a su remitente. Por ello te vamos a explicar una serie de normas básicas para proteger tu email.

¿Qué hacer cuando recibimos un email?

  • No ejecutar archivos. Cuando recibas archivos adjuntos no ejecutes los archivos que vengan adjuntos. Normalmente, un cliente va a mandar un archivo de Word, PDF, una imagen o un vídeo. Si ya es un archivo comprimido (.zip) permanece alerta, ya que en su interior puede albergar un archivo ejecutable (.exe). A veces se mandan sin comprimir pero siguen siendo peligrosos igualmente. Si lo ejecutas puedes encontrarte que has activado un virus o un troyano. Últimamente circulan bastante estos últimos con el fin de minar bitcoins.
  • Confirmar la veracidad de quién nos ha mandado el email. Siempre mantén un diálogo por email u otro medio con el emisor del email. De esta forma podemos confirmar que se trata de una persona o una empresa la que está detrás, y no un email falso.
  • Intentar reenviar. Puedes también probar a reenviar ese email a otra cuenta de correo que tengas pero no utilices. El mismo sistema de seguridad de sistema puede dar origen a un rechazo de envío por problemas de seguridad. Ahí ya tenemos una prueba más de que tenemos que eliminar de nuestro equipo ese archivo.
  • Si por un casual hemos comprobado que el remitente no es real, debemos sospechar que nos están intentando meter un malware (virus, troyanos, gusanos de red, troyanos…). Aquí es aconsejable utilizar un antivirus para escanear el equipo y asegurarnos que al equipo no le ha ocurrido nada.

11 consejos para proteger tu email

¿Qué medidas puedo adoptar?

Además del procedimiento anteriormente descrito, podemos tomar las siguientes medidas:

  • Está bien contar con un antivirus o un firewall que proteja nuestro equipo y en esto, es decir en la parte técnica en Serinfor podemos ayudarte.
  • Cuando en un email aparezca un enlace siempre mirar la URL y compararla con la que hayamos buscado en Google sobre la empresa en cuestión. Así evitaremos introducir datos en páginas de terceros y por tanto ajenas a esa empresa que dice ser (phising). Recuerda que rara vez los bancos piden datos personales mediante email.
  • Utilizar un filtro anti-spam.
  • Usar contraseñas seguras. Evita que sea tu nombre, fecha de nacimiento, etc.
  • Emplear distintas cuentas de correo. Por ejemplo tener una para uso persona, otra para los clientes y una tercera para aquellas páginas en las que nos solemos suscribir porque nos interesan. Además las podemos configurar en el móvil y así controlar las tres sin tener que estar logueando y deslogueándonos continuamente del Gmail, por ejemplo.
  • No accedas a tu correo desde sitios públicos y si lo haces recuerda cerrar tu sesión.
  • Sé precavido con las WiFi abiertas, ya que es más fácil acceder a las contraseñas.
  • Es vital tener la mínima información del remitente del mensaje para tomar unas medidas u otras. De esta manera, nos evitamos disgustos y problemas innecesarios.
  • No obstante, también debe aplicarse la lógica o el sentido común y no descargar a lo loco todos los archivos que nos manden. Por poner un símil, es como si abriéramos nuestra vivienda a los ladrones e invitarles a que nos roben.  No lo olvides, el mejor antivirus es un mismo.

¿Te ha sucedido alguna vez que has descargado algo de tu email y el ordenador ha empezado a dar problemas? ¿Utilizas otros métodos para proteger tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *