Información y contacto

Tarjetas SIM y su pronta desaparición en los smartphones

Todos conocemos las tarjetas SIM de nuestros smartphones , desde los más pequeños hasta los más mayores. Últimamente a medida que los teléfonos móviles o smartphones evolucionaban, el tamaño de las tarjetas iba disminuyendo simultáneamente.

Al fín, parece no quedar espacio para estas tarjetas y su desaparición parece inevitable, siendo sustituidas por un chip fijo en el dispositivo, tablets o smartphones.

Las ventajas más evidentes de este cambio serán el reconocimiento en todo momento del usuario, es decir, las anteriores tarjetas eran extraíbles e incluso de prepago, con lo que en situaciones de amenazas o crimines eran indetectables para los servicios de seguridad.
Este nuevo chip fijo o SIM electrónico, vinculará al propietario real con la compañía telefónica que él escoja y no como hasta ahora, el terminal con la operadora. Este hecho hará que el propietario dependa menos del operador.

 


La idea principal es que cada usuario se “descargue” de internet el perfil o tarifa que desea con un operador, en cualquier momento disfrutando así todo tipo de ofertas y ventajas.
En otras palabras, las portabilidades serán casi inmediatas, de forma que podremos ahorrarnos tediosas conversaciones con teleoperadoras o interminables facturas telefónicas.
Otra gran ventaja en este aspecto, es que podrás descargarte no sólo un perfil con una operadora, si no varias y así utilizar cada una de ellas en base a tus necesidades.
En la primera etapa de este cambio, el chip estará disponible para dispositivos como, smartwatchs o tablets. La inserción del chip fijo en smartphones no llegará hasta después de verano.
Este cambio, aunque técnicamente no conlleve ningún problema, parece ocasionar problemas con la industria. Por supuesto los principales afectados serán las tiendas de telefonía, provocando el cierra de varias. La razón principal es que al ser todo de forma remota, (por internet), las operadoras invertirán menos en personal.
La otra cara de la moneda, es que los establecimientos decaerán, pero aquellos que permanezcan necesitarán instalaciones mayores y un personal más experto.

¿Que opinas tu sobre este cambio? ¿Te parece algo positivo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Servicios relacionados