Información y contacto

Intel y AMD se unen para desarrollar un nuevo chip que desplace a NVDIA en portátiles

Aquella frase de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” se podría aplicar a Intel y a AMD. Los eternos rivales se han unido para hacer frente a NVIDIA lanzando un chip con gráficos Raedon integrados. Lo que era el sueño de cualquier gamer se ha hecho realidad.

Ambas compañías combinarán las CPUs de Intel con las GPU de AMD. Esto permitirá que portátiles delgados cuenten con una gráfica de calidad para poder jugar a los juegos actuales sin demasiados problemas. De este modo, AMD equipará con sus gráficas los procesadores más vendidos, mientras que Intel reducirá su dependencia de NVIDIA.

El nuevo chip tendrá como base la serie H para portátiles.  Se trata de 3 chips separados que harán uso de la tarjeta gráfica AMD Raedon, el procesador de  Intel de octava generación y la memoria HMB2 (High Bandwidth Memory). Todo ello incluido en único procesador.

Intel busca, así, hacer más delgado los sistemas que ahora tienen una altura de 26 mm y buscan que las laptops tengan una medida de 16 mm o incluso de 11 mm.  Desde AMD aseguran que el nuevo chip será más atractivo para los que desean jugar en portátiles, pero competir con los procesadores AMD Ryzen que acaban de salir a venta.

En el mercado de los portátiles, Intel tiene el liderazgo desde hace años, pero no lo es frente a las GPUs de NVIDIA. Esto hizo que diera la oportunidad a AMD de participar en el nuevo procesador. Según afirman desde Intel, será una evolución de los chips Intel de octava generación,  dentro de la familia H (TDP de 35 y 45W).

Primer producto de consumo que aprovecha EMIB

En el centro de este nuevo diseño se encuentra EMIB (Embedded Multi-Die Interconnect Bridge), un pequeño puente inteligente que permite que el silicio heterogéneo pase información rápidamente. EMIB elimina el impacto de altura, así como las complejidades de fabricación y diseño, lo que permite productos más rápidos, más potentes y de tamaño más reducido. Éste es el primer producto de consumo que aprovecha EMIB.

Por su parte, AMD aportará  una GPU de la familia Radeon semi-personalizada, siguiendo directrices similares a las ya aplicadas en la Xbox One X y la PS4. Esta GPU no solo ayudará a administrar la temperatura, la entrega de energía y el estado del rendimiento en tiempo real, sino que  también permitirá a los diseñadores de sistema ajustar la proporción de energía compartida entre el procesador y los gráficos en función de cargas de trabajo y usos, como los juegos de rendimiento.

Se esperan que los primeros dispositivos estén listos para el primer trimestre de 2018. Sin embargo hasta mediados del año que viene no saldrán a la venta los primeros portátiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *