Información y contacto

Halo Sport, los auriculares que aplican descargas

Los Halo Sport, pueden parecer unos auriculares de diadema de lo más normales a simple vista. Sin embargo, por dentro tienen dos parches que aplican corrientes eléctricas sobre el cerebro de quien los lleva. Has leído bien, descargas eléctricas.

Su creador afirma que gracias a esas descargas el rendimiento deportivo crece de manera evidente. Sin embargo, hay quienes creen que comercializar los Halo Sport es peligroso y perjudicial.

Los auriculares están a la venta es su página web aunque la primera remesa ya está agotada.  Sus creadores son una startup de Silicon Valley llamada Halo Neuroscience y su proyecto ya ha conseguido reunir casi diez millones de dólares en inversión.

¿Cómo funcionan los Halo Sport?

Los parches de silicona de la parte interior de la diadema están en contacto con la piel y generan descargas indoloras que son traducidas en campos magnéticos que llegan hasta la corteza cerebral.

Esta estimulación transcraneal se aplica sobre la corteza motora del cerebro, que es la responsable de los movimientos voluntarios.

El CEO de Halo Neuroscience afirma que esa estimulación consigue reforzar las señales eléctricas de esa zona y eso provoca que los deportistas mejoren su rendimiento deportivo al verse fortalecidas las conexiones neuronales necesarias para una actividad física.

No se conocen efectos negativos a largo plazo a causa de la estimulación transcraneal si esta se aplica correctamente. De hecho, es una terapia utilizada en tratar dolencias como la depresión, las migrañas, la epilepsia o algunas enfermedades motoras degenerativas. Pero de ahí a respaldar las afirmaciones de Halo Neuroscience hay un paso muy grande.

La compañía defiende sus auriculares basándose en varios estudios propios sobre habilidades motoras realizados en laboratorio. Sin embargo, expertos en  la materia, como John Krakauer, profesor de neurología en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, tacha de irresponsable la comercialización de los Halo Sport. Además afirma que la relación entre la corteza motora del cerebro y el deporte no está del todo explicada. Flavio Frohlich, de la Universidad de Carolina del Norte subraya que estos auriculares no deberían ser usados sin supervisión médica puesto que los efectos secundarios de la estimulación transcranel aún no se han terminado de estudiar.

¿Y a ti que te parecen los Halo Sport? ¿Te atreverías a usarlos o por el contrario crees que no merece la pena arriesgar?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *