Información y contacto

Las barcazas de Google atracadas en Estados Unidos.

En Maine y California han aparecido atracadas, dos plataformas flotantes, que tienen que ver con un proyecto secreto de Google.

Google

 

Por mucho que la compañía intente esconder este proyecto, es bastante difícil negar su realización, cuando se trata de un edificio flotante de cuatro pisos de altura, construido sobre una barcaza. El primero de estos “edificios flotantes” se construyó en este verano en la costa este de E.E.U.U en Connecticut, para después ser trasladado a Portland (Maine).

El segundo “edificio”, parece que ha llamado aún más la atención de los transeúntes y de los medios de comunicación al estar atracado en el Treasure Island, en San Francisco. Al parecer, la policía y el alcalde no tienen ni idea de lo que se trata. Sin embargo, los guardacostas si tienen jurisdicción, pero parece que deben guardar silencio.

A pesar de las intrigas, un periódico local, The Day, de la localidad de New London, ha recurrido a la ley de libertad de información, provocando que los guarda costas respondiesen y aportasen documentos que asociasen las barcazas de Google con Michael Tierney, encargado y persona al frente de las Google Glass.

Las especulaciones en las redes se han disparado bajo la etiqueta de #GoogleBarge. Por el momento, Google se mantiene en silencio.

 Algunas de las teorías o conjeturas más plausibles son: Publicidad de Google para enfrentarse al poder de Apple, creando sus propios centros de venta de las Google Glass, o simples centros de almacenamiento de datos flotantes, ya que podrían ser más económicos.

La primera persona en informar sobre la barcaza de San Francisco, fue el periodista del blog, CNET Daniel Terdiman, que explico que se enteró de la información de que Google estaba alquilando un edificio en Treasure Island. Además Terdiman asegura que la comisión de conservación y desarrollo de la bahía de San Francisco (BCDC) le confirmo que el edificio atracado pertenecía a Google.

Según los expertos, si Google desease mover la barcaza hacia el Océano Pacifico, no tendría por qué dar ningún tipo de explicación. Sin embargo si se mantiene en la Bahía, los vecinos de Silicón Valley podrían llegar protestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *