Información y contacto

Google encuentra otra vulnerabilidad en Microsoft Edge

Microsoft Edge nació como sustituto del navegador Internet Explorer. Microsoft apostó por Edge como el navegador que haría frente a Google Chrome. Pero aún queda muy lejos de ello. La mayoría de los usuarios de Windows 10 sigue prefiriendo Chrome. Precisamente Google, a través de su Proyecto Zero ha encontrado una nueva vulnerabilidad.

El Proyecto Zero es el nombre que reciben los analistas de seguridad de Google. En concreto, buscan ataques de día cero. Un ataque cero está relacionado con las brechas de seguridad que pueden estar en una aplicación o navegador de un software. Esta vulnerabilidad puede dar origen a que desde el exterior se puedan instalar software malicioso en el dispositivo.

La solución de los ataques día cero tiene que venir del propio proveedor. En este caso, ha de partir de Microsoft. Esta vulnerabilidad   fue detectada en noviembre de 2017, pero a fecha de hoy Microsoft no ha parcheado el problema.

En esta ocasión se ven afectados el ACG (Arbitrary Code Guard) y JIT (Just In Time). Ambos son sistemas que se utilizan para evitar la ejecución de código arbitrario en el navegador y que, parece, no funciona del todo bien. En concreto, AGC fue creado para se ejecutaran códigos que intenten atacar al sistema del dispositivo.

El problema reside en que el AGC entra en conflicto con JIT, donde el JavaScript en código nativo habilitando código no firmado y por tanto inseguro. Esta vulnerabilidad surgió en la Windows 10 Creators Update que al incluirse el AGC, Microsoft desplazó el JIT que realiza su proceso separado.

Esto provoca que Microsoft Edge no funcione correctamente, y que el equipo consuma más recursos al ejecutarse el JIT de forma independiente.

Se supone que la empresa sacará una actualización. Pero aún no se sabe la fecha.  Te indicamos la web de Microsoft para que puedas ir consultándola.

Nueva vulnerabilidad de Microsoft Edge

Microsoft Edge ya tuvo otra vulnerabilidad en 2017

En concreto, se trataba de un módulo que comparten Microsoft Edge e Internet Explorer que podía bloquear a ambos navegadores. Este bloqueo podía ser aprovechado por un hacker para introducirse en el dispositivo y obtener privilegios administrativos sobre el sistema.  Este fallo de seguridad afectaba a Windows 7, Windows 8.1 y Windows 10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *