Información y contacto

EEUU podría acabar con la neutralidad en Internet

Estos días los medios de comunicación han hablado sobre la neutralidad en Internet y cómo Estados Unidos va eliminarla.  ¿Pero qué quiere decir esto? Durante la última década el eterno debate era si limitar el acceso a Internet. Es por eso que el próximo mes de diciembre, la Comisión Federal de Estados Unidos votará para finalizar con el acceso libre y gratuito a Internet, también llamado neutralidad en Internet.

Las reacciones no se han hecho esperar y la ciudadanía reclama que se siga manteniendo el acceso. Su limitación implica que las operadoras tendrán ingresos extras mediante una doble vía. La primera será a través de los propios usuarios. Estos últimos deberán pagar un extra por acceder a contenidos a los que hasta ahora se ha podido acceder sin coste alguno. Habitualmente, el pago se realiza por contar con una conexión a la red y por acceder a aquellas páginas cuyos contenidos tienen servicios de pago (Spotify, Netflix…).

La segunda vía serán las propias empresas de contenidos, ya que las operadoras de telecomunicaciones podrán bloquear el acceso a los contenidos, según sus intereses. Esto acabaría con la libertad existente de distribución de contenidos, independientemente de la naturaleza o del tamaño de la empresa creadora.

Con la ruptura de la neutralidad en Internet, la tarifa habitual del usuario final podría verse incrementada doblemente. Si el creador debe pagar para que sus contenidos se distribuyan, esto revertirá en el consumidor de estos contenidos con la incrementación de tarifas de los servicios de pago.

Por ejemplo, por acceder a Netflix o a videojuegos o servicios de almacenamiento en la nube. Incluso el poder utilizar el navegador Google podría tener una tarifa extra del proveedor. Sería algo así como una televisión a la carta o televisión por cable en la que se paga por acceder a una película o paquete de canales de televisión.

Con el nuevo servicio de Internet sería lo mismo, pero aplicado a un listado a páginas o servicios web que para poder acceder a ellos tenemos que pagar un añadido a la tarifa que ya se paga.

neutralidad en Internet

Los perjudicados

Evidentemente este planteamiento perjudica a todas las empresas de comercio electrónico y redes sociales como Amazon o Facebook.  Pero sobre todo, los que tendrán que pagar más serán los usuarios. Estos deberán seguir pagando como hasta ahora por tener una línea de acceso a la red, pero podrán entrar en menos páginas y a la velocidad de la que hasta ahora disfrutaban se verá mermada. Y además pagar un extra si desean entrar a determinadas aplicaciones o servicios, así como un incremento de su ancho de banda.

¿En qué me afecta el fin de la neutralidad en Internet?

En Europa, de momento no se contempla este tipo de iniciativas.  De hecho, el año pasado se aprobó una ley para defender esta neutralidad. Así que a corto plazo, el viejo continente no adaptaría el modelo norteamericano. No obstante, hay una letra pequeña. Se puede dar el caso de “intervenir” el tráfico en la red por las operadoras. Esta acción deberá estar justificada ante el organismo nacional. De esta forma, se evita que los operadores privilegien a unos sobre otros.

La polémica la presenta el Zero rating, que queda a expensas de cada país miembro de la Unión. Esta práctica consiste en excluir algunas aplicaciones, según los acuerdos pactados entre operador y creador de la aplicación. Un ejemplo de esta práctica es “Vodafone Pass”, que por 3 euros al mes puedes acogerte a planes en los que tienes consumo ilimitado para aplicaciones de redes sociales, mapas, música o vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Servicios relacionados