Información y contacto

Controla tu hogar con los altavoces inteligentes

¿Quién no ha soñado alguna vez con pedir algo en voz alta y que se realice sin mover un solo dedo? Pues este sueño se puede convertir en realidad a través de los llamados altavoces inteligentes. Pedir un taxi, que se apague la luz de tu casa, reservar mesa en un restaurante o incluso hacer la lista de la compra son algunas de las muchas tareas que podrás solicitar.

El sueño por tener una casa inteligente cada vez está más cerca de hacerse realidad con estos altavoces que empiezan a ser muy prácticos.

Uno de los primeros en ofrecer este servicio es Amazon Echo. Tiene un tamaño pequeño, unos 23 centímetros, y es de forma cilíndrica. Tiene integrados siete micrófonos que están continuamente escuchando para conseguir una gran cantidad de información sobre el propietario. Su precio es de 170 euros.altavoces inteligentes

El motor que hace posible que funcione, es un asistente, muy parecido a Siri, llamado “Alexa” que, a través de una red Wifi, recoge la información depositada en la “nube” de su propia compañía Amazon Web Services.

Google ha querido apostar por su propio altavoz inteligente y ha sacado Google Home. La combinación de la inteligencia artificial y la tecnología “machine learning” han hecho posible su creación.

Al igual que Amazon Echo, necesita de un asistente, “Assistant”, para llevar a cabo las propuestas que se le encomienda. Es compatible con iOS y Android y podrá conectarse a dispositivos inteligentes del hogar. Su precio serán 129 euros.

Existe la posibilidad de que otras marcas como Samsung y Apple, estén barajando la posibilidad de lanzar sus propios altavoces inteligentes, pero de momento solo Amazon y Google se han atrevido.

Una cuestión que no gusta mucho a los usuarios es la abundante información que estos altavoces inteligentes almacenan. Están continuamente escuchando y aprendiendo del propietario, por lo que, además de información útil para su posterior funcionamiento, recogen información privada. Esto resulta preocupante ya que entramos en el eterno debate que existe sobre la cantidad de información privada que controlan importantes empresas, las cuáles nos hace pensar que estamos continuamente vigilados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *