Información y contacto

5 sencillos trucos para mejorar el rendimiento de Windows 10

Muchos usuarios han querido resistirse a actualizar Windows 10, pero la tarea no ha sido nada fácil debido a lo insistente que puede llegar a ser Microsoft con sus alertas. Aun así, el porcentaje de usuarios que han aceptado actualizar su equipo, y que por lo tanto determina el éxito de este lanzamiento, es realmente bajo. Algunos de los usuarios que si han dado el salto a Windows 10, han notado que ciertas cosas no funcionan todo lo bien que hubieran esperado. Por eso creemos que estos 5 sencillos trucos para mejorar el rendimiento de Windows 10 sin sacrificar demasiado la experiencia de uso podrían resultarles interesantes.

 

 

  1. Borrar todos aquellos programas de arranque que no sean necesarios

El tiempo que tarda el ordenador en arrancar suele ser realmente alto en todas las versiones de Windows. Esto hace que utilizar la suspensión pueda resultar más útil durante el día a día y solo utilizar la opción de apagado una o dos veces por semana. Para asegurarnos así de que el sistema se optimiza las actualizaciones se instalan.

Otra manera de disminuir el tiempo de arranque, es desactivando en el arranque todas aquellas aplicaciones que no sean necesarias. La manera más útil de saber que aplicaciones activa el sistema al arrancar es pulsar a la vez Ctrl-Mayúsculas-Esc e ir a inicio. Ahí vendrá el primer susto, cuando seas consciente de todos los programas que se inician sin tu conocimiento. Desde ahí se pueden seleccionar todas las aplicaciones que no se utilizan y desactivarlas pulsando sobre ellas con el botón derecho del ratón.

 

  1. Eliminar las ‘aplicaciones basura’

Las aplicaciones crapware o bloatware han llegado a ser un serio problema para que el rendimiento de los equipos sea óptimo. Llegan preinstaladas en el ordenador y los usuarios ni si quiera son conscientes de su uso hasta que empiezan a sentirse bombardeados por los dichosos avisos de actualización necesaria.

Este tipo de aplicaciones consumen muchos recursos, ese es su mayor problema. Además no suele ser fácil desinstalarlas, más que nada porque es difícil saber que la aplicación está instalada. Lo más adecuado es comprobar que aplicaciones están instaladas siguiendo las instrucciones que ofrece Microsoft y una vez ahí desinstalar todas las aplicaciones que no sabíamos ni que teníamos.

 

  1. A la caza de virus y ‘malware’

Esta actualización de Windows tampoco se ha librado de los tan odiados virus. Por eso Microsoft ofrece una solución realmente efectiva que contiene un antivirus y detección de malware en una misma aplicación, Windows Defender. Esta solución estudia en tiempo real todo lo que está sucediendo en el ordenador y así puede actualizarse de manera constante para detectar nuevas amenazas. Esta solución es una alternativa a los antivirus con doble ventaja, no hace falta instalar ninguna aplicación adicional ni hace falta pagar por ellas. Además, al ser una aplicación propia de Microsoft, está perfectamente integrada en el sistema y por lo tanto su consumo de recursos en muy bajo.  Windows Defender esta siempre en el sistema, pero hay que activarlo mediante ajustes – actualización y seguridad – Windows Defender.

 

  1. Hacer un mantenimiento del sistema

Windows cuenta con una buenísima herramienta llamada Mantenimiento que sirve para hacer un análisis completo del sistema y detecta los errores que pueda haber en el funcionamiento.  Este mantenimiento se hace de forma automática y periódica, pero el usuario puede forzarlo a su voluntad. Una vez terminado este análisis a fondo, el sistema ofrece al usuario datos claros y fáciles de comprender sobre el funcionamiento del sistema, sobre los recursos y sobre donde es necesario invertir. Para acceder a esta función Panel de control – Sistema y seguridad – Centro de actividades.

 

  1. Mantener el equipo actualizado

Normalmente es un incordio ver que hay actualizaciones o parches del sistema disponibles y que el ordenador debe reiniciarse, pero es lo mejor que se puede hacer para que el rendimiento del equipo sea óptimo. En Windows 10 las actualizaciones están configuradas de forma automática, pero aun así es recomendable asegurarse de que el equipo se reinicia cada cierto tiempo para que estas actualizaciones puedan llevarse a cabo.

¿Que os parecen estos 5 sencillos trucos para mejorar el rendimiento de Windows 10?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Servicios relacionados